Sahara Occidental: la lógica del Tribunal de La Haya

 

( @Desdelatlantico ) Carlos Ruiz Miguel y Roberto Barral

Cuarenta años han pasado desde que Marruecos invadió ilegalmente el Sahara Occidental. Esa invasión ilegal que Marruecos celebra el 6 de noviembre fue el resultado de una lectura manipulada de la Opinión Consultiva sobre el Sahara Occidental emitida por el Tribunal Internacional de Justicia, con sede en La Haya. Cuarenta años después sigue habiendo quien sigue ofreciendo una lectura manipulada de la Opinión del Tribunal. Dado que la doctrina sentada por el Tribunal es esencial para la resolución del conflicto, conviene recordar qué dijo exactamente el Tribunal.

La Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Justicia relativa al caso del Sáhara Occidental, emitida el 16 de octubre de 1975, fue solicitada en 1974 por la Asamblea General de Naciones Unidas a iniciativa de Marruecos y Mauritania y tenía como objetivo asesorar a la Asamblea General de la ONU para que, o bien confirmara el procedimiento del referéndum de autodeterminación para la descolonización del territorio no autónomo del Sáhara Occidental , o por el contrario determinara que este procedimiento debiera ser modificado atendiendo a las demandas de Marruecos y Mauritania, que alegaban que la aplicación del principio de autodeterminación afectaba a su “integridad territorial”.

A dia de hoy el conflicto sigue sin resolverse y la realidad hace necesario que este Dictamen sea tenido en cuenta a la hora de abordar una solución, sobre todo porque si se realiza un examen exhaustivo de la misma sería necesario reevaluar muchos aspectos y el papel de muchos actores, entre ellos el de España como potencia administradora del territorio.
Aunque en medios jurídicos y diplomáticos solventes la cuestión es clara, en los últimos años han circulado toda una serie de opiniones interesadas, argumentos falaces y distorsiones históricas que afectan muy negativamente en la conclusión del proceso de descolonización del territorio.

  1. EL TRIBUNAL CONTRADICE LOS ARGUMENTOS DE MARRUECOS SOBRE LOS VÍNCULOS CON “ALGUNAS, PERO SÓLO ALGUNAS” TRIBUS DE SAHARA OCCIDENTAL
    El Tribunal Internacional de Justicia (TIJ) no reconoce que los “vinculos jurídicos de fidelidad entre el sultán de Marruecos y algunas tribus saharauis” puedan considerarse un ejercicio de soberanía:

“la Corte llegó a la conclusión de que los elementos e informaciones puestos a su disposición no demostraban la existencia de ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sáhara Occidental, por una parte, y el Reino de Marruecos o el complejo mauritano, por la otra. Por lo tanto, la Corte no comprobó que existieran vínculos jurídicos capaces de modificar la aplicación de la resolución 1514 (XV) en lo que se refiere a la descolonización del Sáhara Occidental y, en particular, a la aplicación de la libre determinación mediante la expresión libre y auténtica de la voluntad de las poblaciones del territorio”

Sin embargo, desde el primer momento, Marruecos falseó y manipuló esta Opinión en base a que se reconocían ciertos vínculos entre algunas tribus, los Tekna, para justificar su posterior anexión. Lo que dijo el Tribunal fue:

“Habiendo examinado esas pruebas y las observaciones de los demás Estados que intervinieron en las actuaciones, la Corte resuelve que ni los actos internos ni los internacionales en que se basa Marruecos indican, en el periodo pertinente, la existencia o el reconocimiento internacional de vínculos jurídicos de soberanía territorial entre el Sáhara Occidental y el Estado marroquí. Incluso teniendo en cuenta la estructura específica de ese Estado, no muestran que Marruecos ejerciera ninguna actividad estatal efectiva y exclusiva en el Sáhara Occidental. No obstante, proporcionan indicaciones de que, en el período pertinente, existían vínculos jurídicos de lealtad entre el Sultán y algunos, pero sólo algunos, de los pueblos nómadas del territorio, por conducto de los caídes Tekna de la región Noun, y muestran que el Sultán ejercía, y otros Estados reconocían que poseía, cierta autoridad o influencia respecto a esas tribus”.

Lo que dice el texto bilingüe original francés-inglés se contiene en los parágrafos 107 y 118:

“107. Ainsi, même compte tenu de la structure spécifique de 1’Etat chérifien, les éléments examinés jusqu’à présent n’établissent aucun lien de souveraineté territoriale entre cet Etat et le Sahara occidental. Ils ne montrent pas que le Maroc ait exercé une activité étatique effective et exclusive au Sahara occidental. Ils indiquent cependant qu’un lien juridique d’allégeance existait pendant la période pertinente entre le Sultan et certaines, mais certaines seulement, des populations nomades du territoire.
(…)
118. Selon la Cour, l’examen qui précède montre que les clauses susvisées ne sauraient être considérées comme emportant reconnaissance internationale de la souveraineté territoriale du Sultan au Sahara occidental. Il confirme qu’elles doivent être interprétées comme concernant la manifestation de l’autorité ou de l’influence du Sultan au Sahara occidental seulement sur le plan de liens d’allégeance ou de l’influence personnelle par rapport à certaines des tribus nomades du territoire”.

—–

  1. Thus, even taking account of the specific structure of the Sherifian State, the material so far examined does not establish any tie of territorial sovereignty between Western Sahara and that State. It does not show that Morocco displayed effective and exclusive State activity in Western Sahara. It does however provide indications that a legal tie of allegiance had existed at the relevant period between the Sultan and some, but only some, of the nomadic peoples of the territory.
  2. Examination of the provisions discussed above shows therefore, in the view of the Court, that they cannot be considered as implying international recognition of the Sultan’s territorial sovereignty in Western Sahara. It confirms that they are to be understood as concerned with the display of the Sultan’s authority or influence in Western Sahara only in termsof ties of allegiance or of personal influence in respect of some of the nomadic tribes of the territory”.

La Corte en su Opinión realiza una clara distinción entre estos “vínculos jurídicos” y una relación de soberanía, y en ningún caso contempla éstos como parcialmente sustitutorios de una relación de soberanía como desde unas lecturas parciales se podría entender.
En todo caso, estos vínculos de fidelidad la CIJ solo los reconoce para los Tekna, fundamentalmente fracciones sedentarias que estaban establecidas en la región de Nun, mientras las fracciones nómadas Tekna que recorrian el Sáhara Occidental eran libres, autonómos e independientes, que en sus desplazamientos sobre el territorio de los jefes de la confederación Tekna (en la región de Nun) parecian someterse a la autoridad de estos jefes.
De esta conclusión no se deduce, tal como se establece en los parágrafos anteriores citados que haya vínculos de soberanía “hasta teniendo en cuenta que la estructura específica del Estado Jerifana, los elementos examinados hasta ahora no establecen ningún lazo de soberanía territorial entre este Estado y Sáhara Occidental”.

  1. EL TRIBUNAL RECONOCE EXPRESAMENTE QUE HABÍA TRIBUS SAHARAUIS QUE ERAN TOTALMENTE INDEPENDIENTES
    En segundo lugar, el TIJ reconoce la existencia de tribus saharauis independientes y autónomas antes de la colonización que no tenían ningún vínculo con el sultán de Marruecos.
    En el proceso tanto Marruecos como Mauritania reconocian que la influencia de cada uno de ellos se limitaba a una parte del Sáhara Occidental: Marruecos en el Norte y Mauritania en el Sur. Alegaban que habia una parte de intersección entre ambas zonas de influencia que no eran capaces de delimitar con precisión ante la Corte ignorando que habia tribus autónomas e independientes.
    A esta alegación contesta el Tribunal en el parágrafo 159 de la Opinión:
  2. Le chevauchement s’explique simplement par la localisation géographique des itinéraires de migration des tribus nomades; le fait que ces itinéraires se croisaient et se recouvraient en partie était un élément crucial de la situation complexe régnant au Sahara occidental a l’époque. Parler de Nord et de Sud et de chevauchements excluant tout vide intermédiaire ne rend donc pas compte de la complexité réelle de cette situation, complexité qu’aggravait en fait l’indépendance de certaines des tribus nomades, en particulier celle des Regueibat, l’une des plus importantes du Sahara occidental. Bien qu’ils aient pu avoir certains liens avec les tribus du Bilad Chingiiiti, les Regueibat étaient un groupement essentiellement autonome et indépendant dans la région considérée. Ce serait minimiser d’ailleurs la complexité des relations juridiques existant à l’époque entre le Sahara occidental et les territoires voisins si l’on omettait de rappeler que les parcours de nomadisation de certaines tribus traversaient aussi une partie de ce qui constitue à présent le territoire algérien.

——-
159. The overlapping arose simply from the geographical locations of the migration routes of the nomadic tribes; and the intersection and overlapping of those routes was a crucial element in the complex situation found in Western Sahara at that time. To speak of a “north” and a “south” and an overlapping with no void in between does not, therefore, reflect the true complexity of that situation. This complexity was, indeed, increased by the independence of some of the nomads, notably the Regheibat, a tribe prominent in Western Sahara. The Regheibat, although they may have had links with the tribes of the Bilad Shinguitti, were essentially an autonomous and independent people in the region with which these proceedings are concerned. Nor is the complexity of the legal relations of Western Sahara with the neighbouring territories at that time fully described unless mention is made of the fact that the nomadic routes of certain tribes passed also within areas of what is present-day Algeria.

El Tribunal aquí refiere expresamente la existencia de tribus totalmente independientes, citando entre éstas la tribu Erguibat, mayoritaria en el territorio. En círculos intelectuales afines a Marruecos siempre se pregunta por la existencia de una entidad saharaui anterior a la colonización. La Opinión Consultiva demuestra que es un argumento falaz, en otro parágrafo se citan como tribus totalmente autónomas e independientes los Aroussiyine, Ouled Dlim, Ouled Bou Sba o Ahel Barikalla.

La consecuencia de lo dicho es que es legítima la constitución de una entidad estatal previa al referéndum de autodeterminación y por lo tanto su reconocimiento está acorde con lo expresado en el Dictamen.

Este razonamiento del Tribunal aclara el sentido de la respuesta a la Cuestión II planteada por la Asamblea General de la ONU a instancias de Marruecos:“¿Qué vínculos jurídicos existían entre dicho territorio y el Reino de Marruecos y el complejo mauritano?”

Debe advertirse, sin embargo, que esta referencia a la independencia de las tribus saharauis se omite en el “resumen” hecho público de este Dictamen. Ello ha abierto la puerta a que quien, por ignorancia, no conozca el texto completo del dictamen, sufra o haga sufrir confusiones y a tergiversaciones que incluso han llevado a medios académicos marroquíes o afines, a negar la existencia de entidades saharauis independientes antes de la colonización, contrariamente a lo que el TIJ ha declarado expresamente.

En el anterior artículo habíamos indicado cómo el Tribunal Internacional de Justicia deshecha los argumentos de Marruecos sobre la naturaleza de las relaciones entre “algunas, pero sólo algunas” tribus saharauis y el sultán de Marruecos, al mismo tiempo que subraya la existencia de tribus saharauis “independientes” sin NINGÚN tipo de vínculo con el sultán marroquí. Pero el Tribunal dijo más cosas aún.@Desdelatlantico.

En la primera parte de esta serie de artículos, recordamos, en primer lugar (I), cómo el Tribunal Internacional de Justicia había dicho que “algunas, pero sólo algunas” tribus saharauis (fundamentalmente, Tekna) habían tenido relaciones con el sultán marroquí pero que las mismas NO eran relaciones de soberanía. Además, en segundo lugar (II), el Tribunal Internacional de Justicia destacaba que había tribus saharauis que eran INDEPENDIENTES y con las que no existía NINGÚN tipo de vínculo con el sultán marroquí. A continuación destacaremos otros puntos del dictamen del tribunal.

III. MARRUECOS FRACASÓ AL INTENTAR PRESENTAR A “MA EL AININ” COMO REPRESENTANTE DEL SULTÁN EN EL NORTE DEL SAHARA OCCIDENTAL
Marruecos también intentó argumentar ante el Tribunal Internacional que el jeque (cheij) Malainin (Ma El Ainin) era un representante de la autoridad del Sultán en el norte del Sahara Occidental y, en concreto, en Smara.
Sin embargo, esta tesis quedó totalmente desautorizada por el Tribunal que dijo:

103 (…) En ce qui concerne le cheik Ma el Aïnin, les multiples aspects de sa carrière peuvent susciter des doutes quant à la nature précise de ses rapports avec le Sultan, qui ont d’ailleurs été diversement interprétés. Dans l’ensemble, les éléments dont la Cour dispose ne suffisent par pour la convaincre que les activités de ce cheik soient à considérer comme une manifestation de l’autorité du Sultan au Sahara occidental au moment de la colonisation.
—————-
103. As to Sheikh Ma ul-‘Aineen, the complexjties of his career may leave doubts as to the precise nature of his relations with the Sultan, and different interpretations have been put upon them. The material before the Court, taken as a whole, does not suffice to convince it that the activities of this sheikh should be considered as havingconstituted a display of the Sultan’s authority in Western Sahara at the time of its colonization”

Al desautorizar esta pretensión marroquí, el Tribunal Internacional de Justicia negó al sultán marroquí cualquier ejercicio de soberanía sobre el fundador de la ciudad de Smara y, por lo tanto, en toda su área de influencia.

  1. MARRUECOS ALEGÓ QUE SU PRETENDIDA SOBERANÍA EN EL SAHARA OCCIDENTAL SÓLO ALCANZÓ HASTA EL CABO BOJADOR
    En tercer lugar, la documentación aportada por Marruecos para intentar demostrar un ejercicio efectivo de soberanía prácticamente está concentrada en actuaciones ubicadas en la llamada “Zona Sur del Protectorado” argumentando en sus alegaciones ante el Tribunal que esas actuaciones se extienden a la región norte de lo que es hoy el Sahara Occidental (la Saguia-El Hamra) que según Marruecos constituye una unidad de territorio con la “Zona Sur del Protectorado”.
    Marruecos intenta demostrar el reconocimiento de su “soberanía” por otros Estados en actuaciones realizadas en esa “zona Sur del Protectorado” y presenta el cabo Bojador como límite límite meridional de ese territorio formado por la “zona sur del Protectorado” y la “Saguia el Hamra”. Según Marruecos, estos documentos:
  2. (…) “établiraient que la souveraineté du Sultan était directement ou indirectement reconnue comme s’étendant au sud du Noun et du Draa. (…):
    b (…) « les territoires allant de l’oued Draa au cap Bojador et appelés Tarfaya, comme il est dit plus haut, et à l’intérieur », faisaient partie du Maroc.

—————
108. (…) show that the Sultan’s sovereignty was directly or indirectly recognized as extending to the south of the Noun and the Dra’a. (…):
b) (…) the lands that are between Wad Draa and Cape Bojador, and which are called Terfaya above named, and all the lands behind it

  1. LOS DOCUMENTOS Y ARGUMENTOS DE MARRUECOS PARA INTENTAR DEMOSTRAR SU DOMINIO EN EL “RÍO DE ORO” FUERON RECHAZADOS POR EL TRIBUNAL
    La única documentación que presenta Marruecos respecto a Río de Oro, que es la región sur del actual Sahara Occidental, es un intercambio de cartas diplomáticas entre Francia y Alemania a partir del que Marruecos pretende que se le reconozcan derechos históricos sobre la región norte del actual Sahara Occidental, la “Saguia el Hamra”.
    El tribunal no acepta esta argumentación y considera estos documentos contradictorios con otros tratados entonces vigentes:
  2. Restent les lettres annexées a l’accord du 4 novembre 191 1 entre la France et l’Allemagne qui constituent, selon le Maroc, la reconnaissance par ces Puissances de sa souveraineté sur la Sakiet El Hamra. Aux termes de l’article premier de l’accord, l’Allemagne s’est engagée à ne pas entraver l’action de la France au Maroc. Les lettres échangées indiquent en outre: L’Allemagne restera étrangère aux accords particuliers que la France et l’Espagne croiront devoir faire entre elles au sujet du Maroc, étant convenu que le Maroc comprend toute la partie de l’Afrique du Nord s’étendant entre l’Algérie, l’Afrique occidentale française et la colonie espagnole du Rio de Oro.
    (…)
    126. (…) C’est pourquoi une partie pouvait reconnaître en 1904, vis-à-vis de l’Espagne, que la Sakiet El Hamra était « en dehors du territoire marocain » afin de lui donner pleine liberté d’action dans la région, et cependant recourir en 1911 à une description géographique du Maroc différente afin d’exclure totalement l’Allemagne de la région.
    127. En conséquence la Cour estime qu’il est difficile d’accepter les lettres échangées en 1911 par la France et Allemagne comme preuves de la reconnaissance des limites du Maroc; il s’agissait plutôt de délimiter la zone des intérêts politiques de la France par rapport à l’Allemagne

——————-
124. There remains the exchange of letters annexed to the Agreement between France and Germany of 4 November 1911, which Morocco presents as recognition by those Powers of Moroccan sovereignty over the Sakiet El Hamra. In Article 1 of the Agreement Germany undertook not to interfere with the action of France in Morocco. The exchange of letters then further provided that:

“Germany will not intervene in any special agreements which France and Spain may think fit to conclude with each other on the subject of Morocco, it being understood that Morocco comprises al1 that part of northern Africa which is situated between Algeria, French West Africa and the Spanish colony of Rio de Oro.”
(…)

  1. (…) This is why one party might be found acknowledging in 1904, vis-à-vis Spain, that the Sakiet El Hamra was “outside the limits of Morocco” in order to allow Spain full liberty of action in regard to that area, and yet employing a different geographical description of Morocco in 1911 in order to ensure the complete exclusion of Germany from that area.
  2. In consequence, the Court finds difficulty in accepting the
    Franco-German exchange of letters of 191 1 as constituting recognition of the limits of Morocco rather than of the sphere of France’s political interests vis-à-vis Germany.

En consecuencia Río de Oro (cuya capital es Villa Cisneros, o Dajla) estuvo fuera de las reivindicaciones históricas marroquíes en 1975. La reivindicación va unida a la guerra de ocupación entre 1976-1991.
La consecuencia de lo anterior es que en términos legales las partes interesadas en la zona de Río de Oro son España, como potencia administradora, los representantes saharauis y Mauritania.

  1. MARRUECOS RECONOCE EXPRESAMENTE ANTE EL TRIBUNAL QUE NO TUVO VÍNCULOS DE SOBERANÍA CON LA REGIÓN ENTRE VILLA CISNEROS Y CABO BLANCO
    Marruecos en la exposición de sus argumentos ante el Tribunal reconoció no tener ningún ningún vínculo de soberanía con Villa Cisneros (Dajla) y Cabo Blanco a las que considera parte de Mauritania:
  2. (…) alors que le Maroc évoque le cap Blanc et Villa Cisneros dans des développements d’ordre général, il n’entend pas par là même soutenir que sa souveraineté s’exerçait sur ces régions au moment de la colonisation espagnole. Ces régions faisaient, en effet, partie intégrante de l’ensemble mauritanien à l’époque considérée, ensemble dont la République islamique de Mauritanie est le seul successeur.

—————
155. (..) when Morocco refers to Cabo Blanco and Villa Cisneros in stating arguments of a general character, it is not intending thereby to maintain that its sovereignty extended over those regions at the time of the Spanish colonization; for at the period under consideration those regions were an integral part of the Mauritanian entity, to which the Islamic Republic of Mauritania is the sole successor.

En resumen, Marruecos reconoce ante la Corte Internacional de Justicia que Cabo Blanco y Villa Cisneros nunca formaron parte de Marrruecos, su reivindicación no tiene ninguna base histórica.
Fueron reivindicadas tras el Acuerdo de Argel de 5 de Agosto de 1979 entre el Frente Polisario y Mauritania y posteriormente ocupadas el 11 de Agosto de 1979. En el caso de Cabo Blanco y La Güera su reivindicación explícita por Marruecos se hace en noviembre de 1979.

Estas cuestiones es necesario tenerlas en cuenta porque muchas veces se transmiten desde círculos de supuestos expertos o medios diplomáticos afines a Marruecos, tergiversaciones históricas que lo único que pretenden es dar satisfacción a las demandas marroquíes ignorando la legalidad internacional, por lo que es necesario ponerlas a descubierto.

En los dos anteriores artículos de esta serie habíamos indicado cómo el Tribunal Internacional de Justicia desechó los argumentos de Marruecos sobre la naturaleza de las relaciones entre “algunas, pero sólo algunas” tribus saharauis y el sultán de Marruecos, al mismo tiempo que subraya la existencia de tribus saharauis “independientes” sin NINGÚN tipo de vínculo con el sultán marroquí. Además vimos cómo el Tribunal rechazó los argumentos de que el sultán saharaui Malainín era un “representante” del sultán marroquí. Marruecos también alegó que su pretendida soberanía sólo llegaba a Cabo Bojador, no más al sur, y que reconoció expresamente que sobre Río de Oro no había ejercido soberanía. Pero el Tribunal dijo más cosas aún de las que se extraen importante consecuencias.@Desdelatlantico.

En la primera parte de esta serie de artículos, recordamos, en primer lugar (I), cómo el Tribunal Internacional de Justicia había dicho que “algunas, pero sólo algunas” tribus saharauis (fundamentalmente, Tekna) habían tenido relaciones con el sultán marroquí pero que las mismas NO eran relaciones de soberanía. Además, en segundo lugar (II), el Tribunal Internacional de Justicia destacaba que había tribus saharauis que eran INDEPENDIENTES y con las que no existía NINGÚN tipo de vínculo con el sultán marroquí. A continuación destacaremos otros puntos del dictamen del tribunal.

En la segunda parte de esta serie, hemos puesto de manifiesto que (III) Marruecos sólo alegó tener soberanía hasta el cabo Bojador, que (IV) fracasó al pretender convencer al Tribunal de que el legendario Malainin, fundador de Smara, era un representante del sultán marroquí, que (V) el Tribunal no aceptó los argumentos de que Marruecos tuviera algún derecho sobre el Río de Oro y que (VI)Marruecos reconoció expresamente ante el Tribunal Internacional de Justicia que no ejerció soberanía entre Villa Cisneros (Dajla) y Cabo Blanco (La Güera).

En esta tercera y última entrega, se hablará de cuál es e papel histórico de España en el Sahara Occidental, de acuerdo con la Opinión Consultiva del Tribunal.

VII. ESPAÑA ESTABLECIÓ UN PROTECTORADO SOBRE TRIBUS SAHARAUIS INDEPENDIENTES
El Tribunal Internacional de Justicia establece cual es papel histórico de España en la zona en el momento de la colonización

El Tribunal deja claro que España coloniza un territorio que no es “tierra de nadie” (“terra nullius”) sino de “alguien” y por eso coloniza el territorio a través de acuerdos con las tribus locales que eran independientes y que no tenían vínculos de subordinación ni con el Sultán de Marruecos ni con el complejo mauritano.

  1. (…) Il en ressort aussi que, en colonisant le Sahara occidental, l’Espagne n’a pas agi comme un Etat qui établirait sa souveraineté sur une terra nullius. Dans l’ordonnance royale du 26 décembre 1884, loin de considérer qu’elle occupait une terra nullius, l’Espagne a proclamé que le Roi prenait le Rio de Oro «sous sa protection » sur la base d’accords conclus avec les chefs des tribus locales; l’ordonnance se référait expressément aux « documents que les tribus indépendantes de cette partie de la côte » avaient « signés devant le représentant de la Société espagnole des Africanistes » et annonçait que le Roi avait confirmé « les actes d’adhésion » à l’Espagne. Dans ses négociations avec la France au sujet des limites du territoire espagnol au nord du Rio de Oro, c’est-à-dire dans la région de la Sakiet El Hamra, l’Espagne n’a pas non plus prétendu avoir acquis la souveraineté sur une terra nullius.

————-
81. (…) in colonizing Western Sahara,’ Spain did not proceed on the basis that it was establishing its sovereignty over terrae nullius. In its Royal Order of 26 December 1884, far from treating the case as one of occupation of terra nullius, Spain proclaimed that the King was taking the Rio de Oro under his protection on the basis of agreements which had been entered into with the chiefs of the local tribes: the Order referred expressly to “the documents which the independent tribes of this part of the coast” had “signed with the representative of the Sociedad Espafiola de Africanistas”, and announced that the King had confirmed “the deeds of adherence” to Spain. Likewise, in negotiating with France concerning the limits of Spanish territory to the north of the Rio de Oro, that is, in the Sakiet El Hamra area, Spain did not rely upon any claim to the acquisition of sovereignty over a terra nullius. and announced that the King had confirmed “the deeds of adherence” to Spain.

Por lo tanto, España es parte legítima en el conflicto del Sahara Occidental porque su colonización fue realizada sobre la base de acuerdos con las tribus locales, reconocidas como independientes por el Tribunal Internacional de Justicia y por ello debe ser parte activa en la solución definitiva del proceso de descolonización.

VIII. EL TRIBUNAL ESTABLECE QUE EL REFERÉNDUM DE AUTODETERMINACIÓN ES LA VÍA DE DESCOLONIZACIÓN DEL SAHARA OCCIDENTAL
El Tribunal establece que el referéndum de autodeterminación, como expresión de la voluntad de los pobladores del Sahara Occidental, es el mecanismo de descolonización procedente:

  1. (…) la Cour conclut que les éléments et renseignements portés à sa connaissance n’établissent l’existence d’aucun lien de souveraineté territoriale entre le territoire du Sahara occidental d’une part, le Royaume du Maroc ou l’ensemble mauritanien d’autre part. La Cour n’a donc pas constaté l’existence de liens juridiques de nature à modifier l’application de la résolution 1514 (XV) quant à la décolonisation du Sahara occidental et en particulier l’application du principe d’autodétermination grâce à l’expression libre et authentique de la volonté des populations du territoire.

———-
162. (…) the Court’s conclusion is that the materials and information presented to it do not establish any tie of territorial sovereignty between the territory of Western Sahara and the Kingdom of Morocco or the Mauritanian entity. Thus the Court has not found legal ties of such a nature as might affect the application of resolution 1514 (XV) in the decolonization of Western Sahara and, in particular, of the principle of self-determination through the free and genuine expression of the will of the peoples of the Territory.

[traducido]
La Corte llegó a la conclusión de que los elementos e informaciones puestos a su disposición no demostraban la existencia de ningún vínculo de soberanía territorial entre el territorio del Sáhara Occidental, por una parte, y el Reino de Marruecos o el complejo mauritano, por la otra. Por lo tanto, la Corte no comprobó que existieran vínculos jurídicos capaces de modificar la aplicación de la resolución 1514 (XV) en lo que se refiere a la descolonización del Sáhara Occidental y, en particular, a la aplicación de la libre determinación mediante la expresión libre y auténtica de la voluntad de las poblaciones del territorio.”

Esto significa que cualquier acuerdo o solución en el que no participen los representantes legítimos de la población saharaui y que no represente la auténtica voluntad de las poblaciones de territorio actuaría en contra de lo establecido en la Opinión Consultiva.

  1. CONCLUSIONES DERIVADAS DE LA LÓGICA DE LA HAYA
  2. Los acuerdos de Madrid son ilegales.

Por ello, los Acuerdos Tripartitos de Madrid de 14 de noviembre de 1975 además de ser ilegales porque (1) España como potencia administradora no podía abandonar unilateralmente sus responsabilidades en el territorio de espaldas a la ONU, resulta que (2) también violan los fundamentos de la Opinión Consultiva, dado que son firmados por actores (Marruecos y Mauritania) a los que no se le reconoce soberanía y tampoco han sido firmados por ninguna entidad o representación legítima de la población saharaui que es el verdadero actor con derecho a hacerlo.

  1. Las dos únicas partes legítimas de este conflicto en el Río de Oro son España y el pueblo saharaui.
    Teniendo en cuenta la evolución del conflicto, tras reconocer Mauritania al pueblo saharaui, en Rio de Oro solo hay dos partes históricamente legítimas: la parte saharaui representada por la RASD y España como potencia administradora de iure.

Por lo tanto, sería perfectamente legítimo que España reconociese a la RASD o reasumiese sus responsabilidades como potencia administradora, sin que tales actos supongan un menosprecio o una deslegitimación a priori de las reivindicaciones históricas de Marruecos, teniendo en cuenta el papel de las Naciones Unidas desde 1991 en el proceso de paz ni contradecir su práctica y sus principios.

  1. La lógica de La Haya, herramienta contra discursos falaces y tergiversaciones.
    En conclusión, la Opinión Consultiva de la Corte Internacional de Justicia de 1975 es una herramienta imprescindible para eliminar discursos falaces y tergiversaciones sobre este caso.
    Este dictamen constituye el marco en el que se puede llevar a buen puerto una solución justa conforme a los principios de las Naciones Unidas. Se puede así arreglar este conflicto poniendo fin a la situación de estancamiento provocada por la manipulación y el abuso de algunos en sus actuaciones aprovechando su estatus en los organismos internacionales y por la dejadez, la incompetencia, la apatía, la cobardía y la abdicación de responsabilidades de otros, actuaciones éstas en muchos casos disfrazadas de supuestos intereses estratégicos, obviamente falsos.

NOTA IMPORTANTE
Este artículo ha sido escrito en co-autoría con el profesor Roberto Barral.

ARTÍCULOS RELACIONADOS CON ESTE ASUNTO

Sahara Occidental: la lógica del Tribunal de La Haya (III) (11-XI-2015)

Sahara Occidental: la lógica del Tribunal de La Haya (II) (9-XI-2015)

Sahara Occidental: la lógica del Tribunal de La Haya (I) (6-I-2015)

Por qué la causa saharaui tiene diferentes (y mejores) razones que la palestina (27-XII-2013)

16 de octubre de 1975: decisión del Tribunal Internacional de Justicia sobre el Sahara Occidental (16-X-2011)

Sáhara Occidental: aniversario del dictamen del Tribunal Internacional de Justicia (16-X-2008)

Delegación Saharaui en España - Este sitio usa cookies para mejorar la experiencia de navegación y uso de la web. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies