Intervención de Ahmed Bujari en la sesión ordinaria del Comité de descolonización

Ahmed Bujari – Representante del pueblo del Sahara occidental

Comité de descolonización ( C24)
Sesión ordinaria
17 de junio 2016

Señor Presidente

Deseo agradecerle a Usted y a los Honorables Miembros del Comité especial de descolonización ( C24) la oportunidad de dirigirme, en nombre del Pueblo del Sahara Occidental, a esta sesión ordinaria del Comité.

Venimos de nuestro Seminario celebrado en Managua, patria de Sandino, donde tuvimos, al calor de la generosidad y eficacia del Gobierno de Nicaragua, importantes debates e intercambios francos y útiles sobre el tema de la descolonización inconclusa del Sahara occidental. El Sahara occidental tiene singularidades particulares que lo
diferencian de los demás temas de la agenda del Comité, tomados caso por caso. Es el único territorio africano que esta en las agenda del Comité especial de descolonización. Una Misión de la ONU, MINURSO, que fue creada por el Consejo de seguridad con el único mandato de organizar un referéndum de autodeterminación, se encuentra hoy
en el Territorio en espera de poder cumplir con ese mandato que es objeto todavía de la obstrucción de Marruecos. Parte de sus efectivos están, desde 1991, bajo protección de las fuerzas saharauis en las zonas liberadas.

Y en reflejo de sus dimensiones y repercusiones, el Secretario general de la ONU un Representante especial, la Sra. Kim Boldouc, y un Enviado personal , el Embajador Christopher Ross para El Sahara Occidental. Al mismo tiempo, la Unión Africana ha designado al ex Presidente de Mozambique, Sr. Chissano, como Enviado Espacial para el Sahara Occidental, el cual tuvo la ocasión de expresar, en abril pasado, a los Miembros del Consejo de seguridad la urgencia que siente África por la descolonización efectiva del Sahara occidental.

Es un problema de descolonización irresuelto que ha generado ya un sangriento conflicto de 16 años cuya prolongación hasta hoy constituye , Sr. Presidente, no solo un crimen internacional contra el pueblo saharaui sino también una amenaza permanente para la paz y seguridad regionales.

Debido a todas esta singularidades, el Comité Especial debe dedicar tiempo y esfuerzos con vistas a acompañar la descolonización completa de este territorio africano. Y no lo puede hacer sino en estricto apego a las resoluciones de la Asamblea general, que son la guía y la Biblia para este Comité. Es en este marco, que reitero la solicitud de una sesión especial sobre el tema y el envío de una misión visitadora al Territorio para actualizar los datos que había dejado la anterior Misión de 1975. Teniendo en cuenta la visión de caso por caso, esta Misión debe ser enviada sin demora. No necesito recordar aquí que el Comité especial, en su gestión de la problemática que concierne a los Territorios no autónomos, interactúa con representantes legítimos de dichos Territorios así reconocidos por la ONU y con Potencias administradoras de iure, en los términos a que se refiere el artículo 73 de la Carta. Permítame, Sr, Presidente, decir quien es quien aquí siguiendo el contenido de la resolución 3437(1979) de la Asamblea general. De una lado, y en virtud de ella, a los ojos de la ONU, y por tanto de este Comité, el Frente Polisario es ese representante legitimo, el cual ha dirigido desde 1973 la lucha de liberación nacional contra la colonización española y desde 1975 contra sus dos sucesores, Marruecos y Mauritania .Hoy se cumple , día a día, el 43 aniversario de la represión por las fuerzas españolas de las manifestaciones pacificas de Zemla, municipio de la capital hoy ocupada, Aaiún. En la senda de esta lucha legitimada por la legalidad internacional, miles de mártires sacrificaron su vida por la independencia nacional. El último de ellos ha sido el Presidente Mohamed Abdelaziz. DE otro, a los ojos también de la ONU, Marruecos no es evidentemente la Potencia administradora de iure para poder relacionarse válidamente con este Comité respecto al Sahara occidental. Es una potencia colonial que ha querido y quiere todavía, recurriendo a métodos agresivos y contrarios a los usos diplomáticos, imponer sus condiciones al Comité encargado de la descolonización. El atrevimiento y la osadía fueron evidentes en Nicaragua y lo fueron el martes pasado. Si esto lo hacen aquí, en la sede de la ONU, pueden imaginarse lo que pueden hacer en el territorio ocupado de nuestro país, donde una población se encuentra prisionera en su propio país. Como lo explicita la resolución 3437 (1979) de la Asamblea general, Marruecos es un país que ocupa ilegalmente un Territorio que no le pertenece, al que ha transferido miles y miles de colonos; transferencia que ha tenido como resultado el hecho de que la población saharaui sea hoy minoría en el territorio ocupado. Las leyes internacionales y de manera particular las Convenciones de Ginebra son claras sobre la ilegalidad de estos hechos. Y desde aquí, los miembros del Comité saben que los resultados de cualquier acto político, administrativo o electoral que lleve Marruecos a cabo en el Sahara occidental carecen de toda legalidad y de toda legitimidad y no pueden por tanto ser instrumentalizados para interferir o influir en la manera con que el Comité especial, debe asumir sus obligaciones en virtud de la Carta de la ONU. El Comité fue creado para erradicar el colonialismo, no para legitimarlo. El  compromiso de sus Miembros es precisamente erradicar el colonialismo del Sahara Occidental de la mano de la resolución 1514(XIX) y de la resolución 3437( 1979) y de todas las que le siguieron, de la mano del dictamen de la Corte Internacional de Justicia y del dictamen del asesor jurídico de la ONU, Hans Corel, de enero 2002. Intentar desviarles de esta hoja de ruta es pretender buscar su complicidad en una vergonzosa aventura colonial contra un pueblo pacifico expulsado de su tierra. Marruecos no es un ejemplo a seguir. Busca a alguien para asociarse con él en contra la legalidad internacional y contra los derechos a la libertad de un pueblo agredido en su tierra, pero la asociación no cambiará el curso de la Historia, que es implacable en su registro de los hechos y de las conductas. Es un
colonizador y Ustedes lo saben y los hechos lo demuestran y para no ir mas lejos, Sr. Presidente, los acontecimientos acaecidos desde la pasada sesión ordinaria del Comité de junio 2015 lo corroboran.

El ataque directo lanzado por Marruecos contra la persona del Secretario general de la ONU a raíz de su vista, en marzo pasado, al Sahara occidental y a la región y la decisión unilateral de expulsar, el 16 de marzo, los efectivos políticos y civiles de la MINURSO, son hechos que demuestran que la potencia ocupante ha optado por un curso de confrontación con la Comunidad internacional, poner fin al proceso de paz y empujar la región hacia lo peor. La resolución 2285(2016) adoptada por el Consejo en abril pasado, ha subrayado la “urgencia de que la MINURSO recupere los efectivos expulsados para garantizar su capacidad de llevar a cabo su mandato, que es la organización de un referéndum de autodeterminación. La resolución ha solicitado al Secretario general y a su Enviado personal el preparar la quinta ronda de negociaciones formales entre el F. Polisario y Marruecos, interrumpidas por Marruecos desde el año 2009. Hasta este momento, Sr. Presidente, ni los efectivos de la MINURSO han regresado todavía al Sahara occidental ni las negociaciones se han reanudado hasta hoy.

Ante la perspectiva mas que probable de que Marruecos siga buscando sólo la manera de ganar tiempo, el Consejo de seguridad debe actuar y no esperar hasta el 30 de Julio para que le informe el Secretario general. El Frente Polisario reitera de nuevo su llamamiento al Consejo para que asuma sus responsabilidades y evite al pueblo saharaui, al pueblo marroquí y a la región el ser arrastrados a la espiral de la confrontación. Usted, Sr. Presidente, aquí y fuera de aquí, asistido por los principios inmutables de política exterior de la Venezuela Bolivariana y por la legalidad internacional, junto a otros países en el Consejo, como Uruguay, Angola, Nueva Zelanda, Rusia, por no citar que estos, no ha escatimado esfuerzo alguno para que la obra de paz de la que esta encargado el Consejo de seguridad no se convierta en una quimera y en un fracaso programado. Nuestra gratitud y la de todos los países amantes de la paz, que son muchos como se pudo ver el martes pasado, es inconmensurable. El riesgo del fracaso existe. Esta en el aire cada vez más denso e irrespirable.

Para el Frente Polisario, la MINURSO y sus efectivos, son el símbolo del compromiso de la Comunidad internacional de resolver por vía pacifica el ultimo problema de descolonización que afecta a un Territorio africano, pero el retorno de esos efectivos no ha de ser entendido como un fin en si mismo. Se trata de reactivar las negociaciones directas entre las dos partes para asegurar la solución pacífica y ésta radica en la aplicación del principio de autodeterminación, es decir, permitir al pueblo saharaui elegir libremente su futuro, en las urnas de la ONU a través de un referéndum justo y libre. No hay alternativa a esta solución democrática para un problema de descolonización.

El derecho de nuestro pueblo a la autodeterminación sigue siendo impedido por un acto de fuerza perpetrado por Marruecos. La resolución 2625 de la Asamblea general considera el impedimento como un “crimen internacional”. A pesar de ello, a pesar de la guerra injusta que fue impuesta a nuestro pueblo, el F. Polisario nunca ha insultado el
futuro. De la mano de la ONU y de la Unión Africana, le hemos ofrecido a Marruecos ocasiones de oro, la solución democrática y pacífica, para salir del atolladero del conflicto, con el honor salvaguardado, en la confianza de que las heridas derivadas del largo y sangriento conflicto serian superadas por los efectos positivos de una visión de paz compartida que beneficie a los dos pueblos y a toda la región. Seguimos vinculados a esta visión cuya vitalidad y durabilidad dependerán sobre todo de los esfuerzos que la ONU esté dispuesta a desplegar para que se evite lo peor.

Mientas tanto, y en la confianza de que este Comité participe de forma decisiva en esos esfuerzos, el Frente Polisario llama la atención de sus Miembros sobre otras cuestiones de alta relevancia, que son el saqueo de los recueros naturales de un Territorio no autónomo y la violación de los derechos humanos de un pueblo, a su cabeza el derecho a la autodeterminación. Todo ello, junto a la amenaza a la paz y seguridad regional que supone este conflicto, incrementa el grado de urgencia para acelerar el proceso de descolonización del Sahara Occidental, ultima colonia africana en vuestra agenda. Casi todos los Países Miembros del Comité son hijos del principio de la autodeterminación. Alguien quiere olvidarlo hoy o ¿esta siendo empujado a olvidarlo?
Muchas gracias.

Delegación Saharaui en España - Este sitio usa cookies para mejorar la experiencia de navegación y uso de la web. política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies